Pruebas Objetivas

Las pruebas objetivas son instrumentos de medida, elaborados rigurosamente, que permiten evaluar conocimientos, capacidades, destrezas, rendimiento, aptitudes, actitudes, inteligencia, etc.
Las pruebas objetivas son un recurso utilizado para la evaluación diagnóstica para la formativa y para la sumativa. Se caracteriza por los puntos siguiente:
  • Las respuestas tienen que ser breves, muy concretas, que no puedan dar lugar a cuestionarse su corrección o incorrección.
  • Tener una única solución correcta.
  • Favorecer la objetividad en la corrección.
  • Las respuestas cerradas: el estudiante sólo tiene que escoger, señalar o completar respuestas con elementos muy concretos.
Dentro de las pruebas objetivas podemos diferenciar diferentes tipos de ítems en función de los objetivos y productos específicos del aprendizaje que queremos evaluar:
  1. Pruebas de respuesta breve
  2. Pruebas de completar
  3. Pruebas de ordenación
  4. Pruebas de elección múltiple
  5. Pruebas de asociación
  6. Pruebas de localización o identificación
  7. Pruebas de multiítem
Para la elaboración de este tipo de pruebas hace falta invertir mucho tiempo para confeccionar y redactar las preguntas adecuadamente, ya que su formulación tiene que ajustarse a las características de los ítems objetivos.
Con respecto a su influencia sobre el aprendizaje, ayudan a los estudiantes a conseguir un conociiento de hechos concretos y a desarrollar la capacidad de darse cuenta de sutiles diferencias entre éstos.  No obstante, fomentan hábitos de estudio parciales y atomizados, por lo que tienen que combinarse con otros recursos didácticos y con otros tipos de evaluación.



Más ejemplos haciendo clic aquí